20 Jun
La salud mental de los adolescentes: un problema de cuidado
0 Comentarios | colombia

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2013) la salud mental es un “estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de Noticias forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”.

Esta definición evidencia que la salud mental está influenciada por una cantidad importante de factores biopsicosociales que pueden determinarla a lo largo de la vida. Una de las etapas críticas de la vida es la adolescencia; en este periodo, se experimentan cambios físicos importantes, entre ellos la madurez sexual; los adolescentes establecen su independencia emocional y psicológica, aprenden a entender y vivir su sexualidad y a considerar su papel en la sociedad del futuro.

El proceso es gradual, emocional y, a veces, perturbador (Unicef, 2002), características que los hacen vulnerables a diferentes factores y estímulos psicosociales. En la Encuesta Nacional de Salud Mental (ENSM) 2015 se puede encontrar una radiografía de la situación de la salud mental de esta población, resultado de una investigación observacional descriptiva a nivel nacional con una muestra de 1.974 adolescentes entre los 12 y los 17 años. Algunas de las conclusiones que llaman la atención son: disfunción familiar moderada–severa en el 11,2 %, no participación en grupos de soporte social en el 53,7 %, evidencia de violencia física entre los padres en el 17,8 %, víctima de agresión física por parte de compañeros en 12,9 %, SQR positivo (indicador de psicopatía) en el 12,2 %, manifestación de 3 o 4 síntomas de ansiedad en el 11,6 % y consumo de alcohol en exceso en el 5,2 %.

Por otra parte, según datos del Instituto Colombiano de Medicina Legal y Ciencias Forenses, para el 31 de marzo de 2017 se han presentado 65 casos de suicidio entre los 5 y 17 años de edad, de los cuales 35 fueron niños entre 10 y 14 años y 29 casos en jóvenes entre los 15 y 17 años. Infortunadamente esta situación no parece mejorar; se suman los depredadores cibernéticos que, a través de múltiples estrategias, manipulan a los adolescentes para orientar comportamientos y acciones: tal es el caso del juego de la ballena azul (“Blue Whale”), que ya ha reportado casos de suicidio en diferentes países, entre ellos Colombia.

Lo anterior pone sobre la mesa un problema real de salud pública frente al que se deben tomar acciones preventivas con la participación de todos los actores del sistema de salud, que involucren los diferentes entornos donde se desarrollan los adolescentes; promover ambientes saludables, procurando ganar y mantener la confianza con los padres; prevenir las situaciones de violencia física y emocional; protegerlos de situaciones traumáticas y, en general, favorecer su desarrollo en medio de un contexto que facilite el alcance de su máximo potencial respetando y protegiendo sus derechos